Decorar un salón al estilo nórdico: funcional, luminoso y cálido

Decorar un salón al estilo nórdico: funcional, luminoso y cálido
3 julio, 2017 Carlos Ibañez

Para muchos de nosotros el salón es la estancia de la casa en la que se desarrolla la vida. Es aquí donde recibimos a nuestros amigos, vemos películas, practicamos aficiones como leer o dibujar, charlamos con la familia, etc. Por eso, la mayoría de las buenas vibraciones de nuestro hogar deberían salir del salón. Al decorar un salón al estilo nórdico, dejamos entrar la alegría, la paz y la comodidad. Si quieres saber más sobre los principios del estilo nórdico, no te pierdas este post en el que te lo explicamos al detalle [link].

Primera ley nórdica: sobriedad y calidez

Todo héroe tiene un villano (o más de uno) y te vamos a presentar a los tres peores enemigos del estilo escandinavo: el desorden, la falta de luz y primar la cantidad sobre la calidad. Para combatirlos, al decorar un salón al estilo nórdico debes escoger la sobriedad y la calidez.

Al primar la calidad sobre la cantidad, este tipo de decoración consigue aprovechar el espacio al máximo sin que ninguna estancia parezca recargada; esto se traduce en sobriedad.

Además, los materiales naturales, como la madera, y la luz aportan esa sensación de calidez tan característica del diseño nórdico.

Veamos cómo utilizar los poderes mágicos del diseño escandinavo.

#1 ¡Que no falte la madera!

Uno de los preceptos de la decoración nórdica consiste en dejar entrar la naturaleza en casa, difuminando la barrera entre el exterior y el interior. Esta máxima rige todo el proceso, por eso incluso los materiales y las texturas que se utilizan en este estilo de decoración provienen directamente de la naturaleza.

La madera en sus colores naturales es la base de las estancias de estilo nórdico y está presente tanto en muebeles como en elementos decorativos ¡incluso en paredes y techos!

Las maderas de abeto, de pino y de abedul quedarán fantásticas en nuestro salón.

#2 Alerta tendencia: el latón y el cobre

En los últimos tiempos, hay dos materiales que se están abriendo paso en las tendencias decorativas para el 2017. Hablamos del latón y del cobre, que el estilo nórdico está empezando a incluir en sus detalles de decoración y en elementos más pequeños como lámparas o adornos. Incluso el mármol comienza a ganar fuerza en los catálogos de decoración que vienen del norte de Europa.

 

#3 Textiles orgánicos, las telas de la naturaleza

Si lo que queremos es decorar un salón al estilo nórdico más auténtico, no pueden faltar los detalles decorativos hechos con materiales textiles orgánicos: los que se fabrican a partir de fibras naturales.

Una estancia no es verdaderamente nórdica hasta que no incluye una manta de lana, unos cojines de lino o unas cortinas de algodón.

Todos estos materiales son 100% naturales, biodegradables, ecológicos y su textura es mucho más agradadable al tacto que la de las fibras sintéticas. Siendo así, ¿cómo no nos vamos a enamorar de los materiales naturales?

#4 La iluminación más original

Tanto en el arte como en la decoración del hogar, saber tratar con los colores puede multiplicar exponencialmente nuestras probabilidades de crear algo armónico.

Siguiendo la teoría del color de diseño de interiores, el estilo nórdico utiliza colores claros, especialmente el blanco, porque estos tienen la capacidad de reflejar la luz que les llega. Por el contrario, los colores oscuros absorben la luz, reflejando una cantidad mucho menor.

Para incluir colores vivos en casa, el diseño nórdico utiliza los tonos cálidos y consigue esa misma sensación en sus estancias: rojos, naranjas, amarillos, el púrpura y los verdes amarillentos convierten cada habitación en un refugio acogedor.

#5 Decorar un salón al estilo nórdico… ¡Con persianas!

Ya hemos visto que el estilo nórdico procura que entre toda la luz posible a través de grandes ventanales. Durante sus arduos y largos inviernos, en los países escandinavos rara vez se ve la luz natural ¡a pesar de que en verano tienen más de 20 horas de luz! Por eso, lo tradicional en los pisos y las casas del norte europeo es no cubrir las ventanas en absoluto, o bien utilizar cortinas en tonos claros y de telas muy ligeras.

Sin embargo, nuestro contexto es diferente. En el sur de Europa disfrutamos de muchas horas de luz natural y de varios meses soleados al año. Nos encanta la luminosidad, sí, pero también sentimos debilidad por las cortinas, estores y, sobre todo, ¡nos encantan las persianas!

Las persianas son un elemento decorativo cada vez más modernizado que nos aporta intimidad y nos ayuda a dormir bien por la noche (o por la tarde, si apetece).

A nosotros nos encanta combinar persianas con estilo nórdico, ¿y a ti?

Anímate, ¡no hay nada que temer!

#6 El verde, un imprescindible

Si vas a decorar un salón al estilo nórdico ya sabes que será una estancia acogedora, luminosa y sobre todo natural. Usamos la madera, dejamos entrar la luz del sol y vestimos los muebles de fibras orgánicas. ¿De qué otra manera se te ocurre que podemos dejar entrar a la naturaleza?

Una pista: el color verde.

Las plantas son el elemento decorativo definitivo para decorar un salón al estilo nórdico porque aportan oxígeno y frescura. Puedes colocar plantas altas o de hojas grandes en un rincón espacioso o directamente en el suelo, de la forma más natural. Las pequeñas quedan estupendamente sobre cualquier mueble o mesita. ¡Y le dan vida a cada rincón!

Si estás decorando tu casa al estilo nórdico o simplemente te encantan nuestros muebles, ¡contacta con nosotros!

 

 

 

 

Comments (0)

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*